viernes, 8 de septiembre de 2017

La sentencia del pedo

No falla. Cada vez que se habla de la lucha contra la violencia de género aparecen los de siempre a hablar de la sentencia del pedo. Pongo en antecedentes a quien no lo conozca: se trata de un caso en el cual se denuncia que “un hombre fue condenado por violencia de género por tirarse un pedo delante de su mujer”. El tema aparece con frecuencia en páginas web de asociaciones de machistas o en medios de comunicación tan profesionales como Alerta Digital. De hecho, si buscas en Google “pedo violencia de género” te aparecen decenas de noticias con un montón de fechas distintas, desde 2010 hasta hoy. No hay que preocuparse: todas se refieren al mismo caso, que se resucita con cierta frecuencia.

Porque sí, todos estos movimientos de odio hablan de un caso real, sucedido en Valencia en 2010, en el que efectivamente se condenó a un hombre por tirarse un pedo delante de su mujer. Pero los hechos están tan retorcidos que no tienen nada que ver con la realidad. Lo que suelen decir los que denuncian las “injustas leyes de género” es que el condenado y su mujer estaban discutiendo, a él se le escapó una ventosidad y ella se fue corriendo al Juzgado a denunciar el ataque. La jueza condenó al marido pedorro. ¡Ignominia! ¡Hasta dónde llegará el odio al varón!

Aquí tenéis lo que sucedió realmente (1). El condenado estaba discutiendo con su pareja y la llamó “mala madre” e “hija de puta”. Posteriormente, y dado que la bronca debía ser acerca de la custodia del hijo común, se giró dándole la espalda y le tiró un pedo al grito de “toma niño”. Esto ya es otra cosa, ¿no? Al tipo ni le condenan solo por un pedo ni es verdad que dicho pedo se le escapara durante la discusión. Se lo lanzó a la otra persona para fastidiarla, para callarle la boca de forma abrupta y para reírse de ella. Oh, y espero que nadie venga diciendo que no estamos ante una vejación: terminar una discusión tirándote un pedo a la otra persona es claramente una burla y un menosprecio.

“Vale, es una vejación, pero ¿no es un poco excesivo juzgarle por ella? Al fin y al cabo no es tan grave”, podría decirse. Yo estoy de acuerdo: no es grave. Son dos insultos bastante comunes y una falta de respeto de obra pero que no incluye contacto físico. Y precisamente por eso le condenan por una simple falta de vejaciones injustas. Que cuando se lee a los indignaditos habituales parece que al tipo le fusilaron al amanecer, pero la pena fue de seis días de localización permanente (un arresto domiciliario, que se puede incluso cumplir en fines de semana) y una orden de alejamiento de un mes. No seis años ni seis meses: seis días.

La sentencia no tiene mucho más que comentar: el tío comete una vejación leve y le condenan por una vejación leve. Sí, el órgano es el Juzgado de Violencia sobre la Mujer porque es el competente en los casos donde un hombre agrede a su pareja mujer. Pero le habrían condenado fuera quien fuera la víctima (2): si los insultos y el pedo se los hubiera dirigido a un desconocido, a un compañero de trabajo o a un amigo, el caso lo habría visto un Juzgado de Instrucción cualquiera y nadie se habría enterado del asunto aunque la condena habría recaído igual. Pero como entró como violencia de género, llevamos siete años de machistorros indignándose.

Así que no: en España no es delito tirarse un pedo ni te condenan por hacerlo durante una discusión. Digan lo que digan los de siempre.





(1) Y si pretendes alegar que sabes más del caso concreto que la jueza que vio la prueba y que la Audiencia Provincial que convalidó la sentencia, espero que seas como mínimo el condenado.

(2) Tras la reforma de 2015 ya no se castiga la falta (ahora delito leve) de vejaciones injustas salvo que se cometa en el contexto familiar.



¿Te ha gustado esta entrada? ¿Quieres ayudar a que este blog siga adelante? Puedes convertirte en mi mecenas en la página de Patreon de Así Habló Cicerón. A cambio podrás leer las entradas antes de que se publiquen, recibirás PDFs con recopilaciones de las mismas y otras recompensas. Si no puedes o no quieres hacer un pago mensual pero aun así sigues queriendo apoyar este proyecto, en esta misma página a la derecha tienes un botón de PayPal para que dones lo que te apetezca. ¡Muchas gracias!

10 comentarios:

  1. Ni un comentario en una semana. Doy por muerta la solidaridad pedorra (2010-2017). Sit ei terra gravis.

    ResponderEliminar
  2. Estoy metido en la típica discusión cansina sobre la LIVG y comenta que uno de los grandes defectos de la susodicha ley es que la denunciante no debe pagar un duro de todo el proceso. Yo que soy lego en cuestiones jurídicas pero trabajo con menores (que se denuncian con gran alegría y razones también) sospecho que hay muchos procesos en los que el denunciante no debe pagar pero ¿es cierto?
    Lamento estar como anónimo, soy asiduo del blog pero me pierdo en darme de alta en las opciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disculpa no haberte comentado antes. A ver, es cierto que las víctimas de violencia de género tienen reconocido el derecho a la asistencia jurídica gratuita sin necesidad de que demuestren que carecen de recursos para litigar. El mismo derecho se reconoce a las víctimas del terrorismo y de trata de seres humanos, a menores o discapacitados que sufran maltrato, a quienes hayan sufrido un accidente que les haya dejado secuelas incapacitantes y a las asociaciones de víctimas del terrorismo.

      Se trata de facilitar la defensa de colectivos especialmente vulnerables, que a lo mejor exceden el baremo necesario para que te concedan el derecho (2, 2'5 o 3 veces el IPREM, según sea la unidad familiar) pero no pueden afrontar el gasto de un proceso. Piensa que son límites muy bajos: el IPREM está en 537,84 €. ¿Que lo que podrían haber hecho es ampliar los baremos para que no sean tan rígidos en vez de conceder excepciones a ciertos colectivos? Pues probablemente. En todo caso, este sistema también permite simplificar trámites en casos en los que hay que actuar rápido.

      Algo que resulta más cuestionable es que las víctimas de VG no tengan que devolver las prestaciones disfrutadas si el proceso termina con absolución o archivo. De esto se quejan siempre los cansinos, olvidando que, para empezar, es un derecho que también se reconoce a otras personas: las ya mencionadas víctimas de terrorismo y trata y los menores y discapacitados. A mí me parece comprensible, especialmente en el caso de las víctimas de VG, porque sabemos que en la realidad es muy difícil obtener una condena.

      ¿Que estas normas pueden dar lugar a aprovechados? Sí. Como todas las normas. Tampoco me parece sano obsesionarse.

      Eliminar
    2. Yo diría que la opción más sencilla si no quieres ser Anónimo es la sexta, Nombre/URL. Escoges Nombre y ya está, no es necesario poner URL. Espero que te sea de ayuda.

      Eliminar
  3. Gracias por la aclaraciones a ambas cuestiones.
    Imaginaba que existían esos otros ejemplos (por la idéntica dificultad de comprobar el delito pensé también en violaciones) y que solamente era otro de esos argumentos con una media verdad para fundar una gran mentira.

    ResponderEliminar
  4. a mi me da curiosidad de como se prueba eso, es decir, ¿fue en público con testigos?
    PD: no soy un cansino solo me da curiosidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo que parece tomaron principalmente como prueba la declaración de la víctima.

      Eliminar